Novedades ILEE

Nuestras Novedades

A través de esta sección le mantenemos informado de las novedades del Instituto y otras informaciones de interés

David Rojo entrevista a Coral Barbas, catedrática de Química Analítica y Directora del CEMBIO


CoralBarbas_imagen2

Instituto para el Liderazgo Estratégico de España (ILEE)
Entrevista estratégica
David Rojo
Consejero del ILEE

Coral Barbas es catedrática de Química Analítica y Directora del CEMBIO (Centro de Metabolómica y Bioanálisis) en la Universidad San Pablo CEU. Con una amplia trayectoria como docente e investigadora, avalada con cerca de doscientas publicaciones, es además Directora de la Escuela de Doctorado de su universidad, de la cual ha sido además Vicerrectora de Investigación. Según The Analitycal Scientist (octubre 2016) es considera una de las cincuenta mujeres más influyentes del mundo en Química Analítica.

“Dirigir un Centro que aspira a estar en el primer nivel de la innovación en el área de salud es un gran reto, que requiere aunar aspectos científicos, humanos y de gestión de recursos, a la vez que dar difusión al trabajo realizado. Supone alinear muchas voluntades e intereses, los individuales, los colectivos de la universidad y los de la industria, pero ver crecer tanto los resultados como a las personas, vale la pena”. Coral Barbas.

La manera de trabajar en Química Analítica está cambiando y también el modo de aproximarse a los problemas biológicos. En este sentido, el CEMBIO está siendo uno de los protagonistas a nivel nacional. Pero, ¿qué tipo de centro es el CEMBIO?

El CEMBIO (http://www.metabolomica.uspceu.es/) es un centro de investigación cuya actividad es la obtención de big data a nivel metabolitos. Para ello contamos con una sofisticada instrumentación en espectrometría de masas y herramientas para tratamiento de datos, con un personal cualificado para realizar esa labor -y enseñarla- y con relaciones con grupos de primer nivel nacionales e internacionales que generan las cuestiones biológicas que se abordan. Pertenecemos a la Facultad de Farmacia de la Universidad San Pablo CEU (Madrid).

Todo ello, cómo se sustancia en datos en términos de personal, facturación y número de publicaciones

Contamos con alrededor de 20 miembros permanentes, que llegan a ser unos 30 si sumamos los que están para estancias puntuales. En términos de facturación hablamos de unos 300.000 euros al año y nuestra productividad científica anual estaría alrededor de 15 publicaciones en Q1. A todo ello habría que sumarle el valor intangible de la actividad docente.

En cuanto a gestión de recursos, ¿qué tipo de personal y cómo se financian? Recordemos que el CEMBIO cuenta con unos diez años de historia, lo cual evidencia un claro éxito en cuanto a su estrategia de posicionamiento en su campo científico.

Efectivamente hemos recorrido mucho en un tiempo relativamente corto dado que en el CEMBIO contamos con grandes equipos, costosos de adquirir y mantener (cientos de miles de euros), además de con un personal altamente cualificado y proyectos de investigación. Los tres no vienen necesariamente juntos, por lo que la gestión de recursos es compleja y la necesidad de financiación del gasto mínimo anual es bastante alta.
Las fuentes de recursos son: Proyectos de Ministerio, necesarios para probar que se hace investigación competitiva, pero absolutamente honoríficos; recursos institucionales, cubren algunas necesidades en recursos humanos como las becas predoctorales o las movilidades; proyectos europeos, altamente politizados, consumen muchos recursos de dedicación con poca posibilidad de éxito, pero si se consiguen pueden llegar a proporcionar ingresos importantes; colaboraciones de investigación, más importantes por los proyectos que por los recursos que generan y finalmente, en nuestro caso la financiación más importante viene de colaboraciones con empresas: Agilent, Airbus, entre otras.

En relación a las cualidades del personal investigador y docente ¿cuáles son y cómo se gestiona este talento?

El personal investigador debe tener unas cualidades muy especiales: por supuesto inteligencia, pero humildad para aprender de los demás y dejarse enseñar; ilusión y motivación que le hagan entregarse a una tarea con entusiasmo y dedicación sin pensar demasiado en el retorno económico, que es en general bajo; dotes de comunicación, para transmitir al resto de los investigadores y a la sociedad su trabajo; generosidad para compartir su conocimiento y trabajar en equipo; capacidad de trabajo sistemático y ordenado; paciencia… La gestión de todo ello no siempre es fácil.

Retomando el tema de la empresa, ¿qué valor produce la sinergia entre universidad y empresa privada, refiriéndome fundamentalmente a Agilent?

Es un claro ejemplo de una win-win situation la empresa le aporta a la universidad la posibilidad de disponer de los últimos equipos en el mercado, pero además le da visibilidad y la introduce en su red de clientes. La universidad le da a la empresa prestigio, credibilidad, soporte y difusión del uso de sus equipos.

Y, en cuanto al valor de la investigación en la universidad ¿qué se podría comentar?

La universidad no es solo transmisora, sino creadora de conocimiento y en ese sentido, la investigación es consustancial para cumplir su función, pero en términos más prácticos, la investigación es el criterio con el que se evalúa la calidad de una universidad en su entorno y por tanto el valor del título de sus egresados; mantiene la formación del profesorado en las últimas tecnologías, que después se transmiten a los alumnos; y además es el pilar de la capacidad de otorgar el máximo grado formativo, el doctorado.

Todo ello nos habla de una gran innovación, ¿hasta qué punto es necesaria en términos de crecimiento económico, publicaciones y proyectos ganados?

En un mundo tan competitivo como el actual, la única forma de conseguir grandes objetivos es siendo el primero. Tengo frente a mi mesa un artículo publicado en Expansión de uno de nuestros grandes científicos que dice: “en ciencia, o eres puntero, o no existes”. Si te acomodas a tu rutina de trabajo estás muerto, pero eso supone una exigencia que no es fácil de mantener.

Exigencia y filosofía de trabajo, ¿cómo valoraría el competir/compartir entre compañeros y el open access en publicaciones?

Hay que mantener un equilibrio, la competitividad la establece el sistema, por lo que es innegable, existe, pero hoy en día los grandes proyectos solo se consiguen con muchas colaboraciones donde cada uno aporta su conocimiento tanto dentro del grupo como entre grupos. Por tanto hay que partir de unos principios de ética, que suponen respetar y valorar el trabajo de los demás, pero también hay que saber que hay momentos en los que hay que dar sin recibir nada a cambio, porque a ti te han dado antes. Por otra parte, dentro del grupo hace la vida más fácil y se progresa más rápido, trabajando en un entorno que promueva la colaboración, esta es la filosofía que intentamos inculcar y mantener el CEMBIO.

Hecho este repaso general, ¿algún otro aspecto que desee añadir?

Como reflexión de fondo, considero que la sociedad ha evolucionado en un sentido preocupante cuando se habla sin sonrojo de los millones que gana un futbolista (por poner un ejemplo) y a nadie le preocupa que un investigador, que tiene en sus manos la calidad de vida nuestra y de las generaciones venideras, tenga un sueldo en muchos casos irrisorio. En el último congreso al que he asistido en USA, he tenido la oportunidad de ver que las fotos de los grupos son mayoritariamente de personas de origen asiático, los jóvenes de las sociedades “desarrolladas” hacen MBAs…

Compártelo en las redes sociales

;

Log In

create an account